Childhood Holidays

Aún recuerdo cuando las vacaciones parecían eternas, cuando al volver a casa después de tanto tiempo, todo se veía distinto, más grande y más alto. Nuestros planes parecían limitados, sin embargo, hacíamos cosas más emocionantes, divertidas y desafiantes de las que hacemos hoy. Empezar el día con una dosis de Vacaciones Santillana, era, sin duda, el peor de los suplicios, pero terminarlo jugando a polis y cacos, la mejor de las recompensas.

Limpiar la piscina y dejarla preparada, para poder usarla ese verano, se convertía en una auténtica aventura, sobre todo, por encontrar aquel montón de “peligrosisimos bichos”, entre los que constaban ratones, lagartijas, o culebras. Una vez llena, mientras unos hacían el pino puente, buceaban o se tiraban a bomba, otros afirmaban que “la rana estaba sentada debajo del agua …”

La música que escuchabamos salía de una radio escacharrada, que solía comerse los cassettes, previamente rebobinados con un boli bic, y a la que teníamos que moverle constantemente la antena para que no dejara de sonar: Recuerdo Wasted Years de Iron Maiden, We’re Not Gonna Take It de Twisted Sister, el directo en Leningrado de Billy Joel, que tanto me recuerda a mi querido Stryker, el album Out of Time de R.E.M y Runaway de Bon Jovi.

Bebíamos Tang, comiamos chuches, y nuestra decisión más importante era elegir si nos gastabamos la paga en un Drácula, un Twister o un Calipo.


Nos disfrazabamos con la ropa y el maquillaje de nuestras madres y hacíamos obras de teatro o imitaciones con nuestros nuestros hermanos y primos.


Jugabamos al futbol, al voley, al pañuelo, montabamos en bici o en columpio y hacíamos excursiones a lugares que solo nuestro abuelo conocía.


Esperabamos ansiosos la comida de la abuela y suplicabamos para que después dejaran que nos bañasemos sin tener que esperar a hacer la digestión.


Cazabamos lagartijas, mariquitas o mariposas y buscabamos tesoros ocultos.


Los encargados de alimentar nuestra imaginación eran El Pirata Garrapata, La Bruja Mon, Fray Perico y su Borrico y los chistes de Jaimito.

La vuelta a la rutina se hacía menos dura y amena y regresabamos con la sensación de haber vivido una película apasionante …

*Imágenes: Coco Chanel Mademoiselle, Michele Bitton and Libros Aula Magna

About these ads

Comments

  1. Me encanta!!!!!!!

  2. Valdinaaa!!! Me has transportado a nuestra infancia, las rocas de los indios, el tesoro del pirata garrapata, las obras de teatro…. Love you!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 324 seguidores

%d personas les gusta esto: